Share
  • Report/Text
  • Spanish

Introduction Material on Bae Suah

Contents

 

Nacíen Seú en 1965. Me graduéen Quíica en la Universidad Femenina Ewha en 1988. Desde temprana edad me gustaban los libros y era una asidua lectora de traducciones literarias, pero no pensaba ser escritora en el futuro. A principios de la déada del ’90, mientras practicaba con los procesadores de texto de la computadora, escribími primer cuento casi por casualidad. Sin embargo, no me atreví a juzgar si era una pieza de literatura o no. En 1993 debutéen el mundo literario con la publicació, en una revista especializada, de aquella óera prima: La habitació oscura en mil novecientos ochenta y ocho. Despué de ello, durante ocho añs llevéuna vida de escritora: iba a mi trabajo los dís laborables y escribí los fines de semana. En 1995 se publicómi primera antologí: Autopista con manzanas verdes. Con posterioridad han salido a la venta varias novelas y colecciones de cuentos.

En el añ 2001 renunciéa mi trabajo y viajéa Berlí. Allítení previsto pasar once meses dedicádome úicamente a la escritura. En esos dís yo no hablaba una sola palabra de alemá. Y tampoco pensaba aprenderlo. Sin embargo, tras algunos meses, harta de escribir, lo que má deseaba era leer. Se me ocurrióaprender alemá y leer libros en ese idioma. Despué de asistir a un curso de seis meses de nivel inicial, fui a una librerí y compréLa muerte en Venecia, de Thomas Mann. Comencéa leer el libro, pero era demasiado difíil para alguien con nivel báico de gramáica alemana como yo. Debí buscar en el diccionario casi todas las palabras y aun asíen muchas ocasiones no podí captar el significado completo de las frases, que ademá eran demasiado largas. Con ello pude experimentar la diferencia entre el vocabulario de la gramáica y el de la literatura. Aunque yo misma era escritora, como usaba mi lengua materna, no habí tenido la ocasió de sentir en carne propia que ambos vocabularios eran tan diferentes como el agua y el aceite. En lo que hace a la traducció, me di cuenta de que los traductores son los lectores má intensos y detallistas. Por eso surgióen míel deseo de hacer una traducció. Al principio solo querí exprimir al máimo el vocabulario literario alemá, no pensaba traducir un libro profesionalmente. Tras once meses de residencia en Berlí, regreséa Corea en 2002 y comencéa hacer una vida de escritora a tiempo completo. En 2004 traduje una obra de Jakob Hein, un joven escritor alemá. Mi primera camiseta fue de hecho mi primera traducció. Era tan burda y quedétan insatisfecha, que me avergünzo al recordarla. Despué de ello, seguíestudiando alemá sola, mientras leí libros. Decidíacumular experiencia traduciendo obras para jóenes en mis ratos libres. En 2008 llevéal coreano la novela Angstblüe, de Martin Walser. Ese libro me habí cautivado durante mi visita a la Feria del Libro de Frankfurt en 2006. En ese momento leíuna reseñ literaria sobre la obra en un perióico y luego convencía una editorial coreana para que la publicara. Angstblüe fue la primera obra realmente literaria que traduje. Me enamoréde la tarea del traductor. Estaba maravillada con la misió de introducir en Corea buenas novelas extranjeras.La traducció literaria se diferencia de la creació fundamentalmente en que se apoya sobre una “grandeza” artítica ya lograda. Aunque la obra que traduce no sea realmente excepcional, el traductor tiene la facultad de aportarle voluntariamente una cuota de “grandeza” artítica. Ese es el trabajo de traducció y tambié es su deber, ya que el traductor no se ocupa de buscar la grandeza en sísino úicamente hacer bien su tarea.

En comparació, el escritor, aunque sea desconocido y carezca de talento, debe construir é mismo su grandeza. Podráhaber numerosas objeciones a esta afirmació, pero pienso que la intenció final de la creació literaria es lograr grandeza artítica o emular al menos parte de ella. Claro que la gran mayorí fracasaráy esto los escritores lo saben muy bien. Sin embargo, no pueden evitar seguir escribiendo. Má alláde que el producto final sea una grandiosa creació literaria, una imitació regular o una basura, el autor indefectiblemente continuarácon su tarea. Aunque el lector percibe al autor a travé de su obra, en realidad el autor solo es consciente de símismo por su acció de “escribir”. Para é, el interé por la obra en sípasa a un segundo plano. Siento que esta es la diferencia entre la creació literaria y la traducció.

En la actualidad, mis trabajos como escritora y traductora corren en paralelo, ambos en similares proporciones. Comparten una sinergia. Siento una enorme satisfacció al descubrir que en determinados casos un idioma extranjero puede describir una cuestió que el materno es incapaz de reconocer. Tengo la sensació de que eso amplí mi lenguaje. Y para reproducir en coreano esa cuestió lo mejor posible, muchas veces debo reorganizar buena parte de mi lenguaje preexistente. Quizá esto se asemeje al trabajo de los poetas. Gracias a la traducció he logrado al mismo tiempo pulir aú má mi lenguaje, porque al separarse del seno materno, le cuesta má fluir por sísolo con suavidad y elegancia. Tambié mi gestualidad se ha expandido. Siento como si mi lenguaje fuera má pausado, má simple, má sutil. Pienso que desde que empecéa escribir, he venido mutando continuamente. Tambié la traducció ha sido un motivo para ese cambio. El escribir siempre ha sido para míun nuevo desafí y lo seguirásiendo en el futuro. 

 

International Events (1)

Translated Books (11)